Viet nam y Cuba: ¿APRIORISMO O INTENTO DE EXTRAPOLACIÓN MECÁNICA?

   

Por: Mcs Gerardo Gómez Moreno, Profesor Titular de la Escuela Superior del PCC “Ñico López”













El interesante y sugerente artículo “Esperando la reforma empresarial en Cuba: notas sobre la experiencia vietnamita”, publicado por Pedro Monreal, en elestadocomotal, el 9 de abril de 2018, llama a la reflexión.

Para empezar me propongo destacar algunas aristas positivas de este trabajo.


En primer lugar ofrece, sin dudas, una amplia descripción de las reformas empresariales en Vietna
m, el papel del mercado y las relaciones de propiedad en este hermano país. Un segundo momento consiste el aprovechamiento de las fuentes, de 26 referenciadas, 16 son directamente vietnamitas, 9 de otros orígenes y 1 del propio autor. El tercer aspecto que debe reconocerse es la utilización de bibliografía en idioma inglés lo que se corresponde con la asimilación del autor de esta lengua y la cultura anglosajona. Un cuarto asunto es la lógica interna de este trabajo. Por último debe valorarse, que sin ser un especialista en Vietnam, hasta donde conozco, logra desempeñarse con cierta profesionalidad.

Sin embargo, existen limitaciones importantes. El titulo es sugerente y provocativo. Si el tema y su desarrollo versa sobre las experiencias vietnamitas, no se entiende porque comienza con la reforma empresarial en Cuba. Esto denota la intencionalidad del autor, como mínimo quiere subrayar que  las transformaciones empresariales en nuestra patria deben seguir la pauta de Vietnam. Cierto que declara, que no se trata de una revisión encaminada a proponer la copia, sino a facilitar el aprendizaje, pero si el propósito no es el calco exacto pudiera ser algo parecido.

Algunas relaciones entre este texto, aparentemente inicuo, y otros de Monreal, pueden establecerse. Por ejemplo las referencias a que las empresas estatales de Vietnam aportan aproximadamente 30 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y a la meta de elevar la contribución del sector privado al PIB desde el actual nivel de 40 por ciento hasta un 50 por ciento en 2020, y hasta un rango del 60 al 65 por ciento en 2035.

Precisamente, estos cambios en la estructura de las relaciones de propiedad y su reflejo en la estructura social, han servido de base a ciertos sectores de la izquierda y derecha mundial , para decir que ya Vietnam y China son países capitalistas. Aunque no comparto estos criterios, no dejo de tener en cuenta que existe cierta médula racional, algo que este Doctor silencia interesadamente para realizar el mercadeo de sus peregrinas ideas.

Debe recordarse que en mi artículo “El tema de los temas, el llamado programa y la duda razonable” señalaba que Monreal se pregunta sí el Estado cubano necesita controlar el 80% de los medios de producción fundamentales, o sí bastaría con el 60% o sería suficiente el 40%, como si esto no alterara a la Revolución Cubana y el rumbo de nuestra construcción socialista.

No voy a reiterar la crítica realizada, pero conviene hacer notar que entre el 40 % que estima este economista para las empresas estatales en Cuba y el 30% que tiene Vietnam, hay diferencias cuantitativas que no marcan cambios en la esencia. Por eso antes exprese y reitero que si el propósito no es el calco exacto pudiera ser algo parecido.

Volvamos a Vietnam que tiene una geopolítica muy diferente a la de Cuba, en especial por sus relaciones con EE.UU., pero no únicamente por ello. Es un país socialista por su sistema político, mantiene el rumbo estratégico de la construcción socialista y su economía se define por el Partido Comunista (PCV) como “de mercado con orientación socialista”.

Personalmente, lo puedo entender como una especie particular de economía mixta, bajo la influencia y control del Estado socialista vietnamita y dentro de un contexto político-social y cultural socialista. Este país tiene su propio modelo y marcha soberanamente por su propio camino, teniendo en cuenta sus peculiaridades, con éxitos notables y enfrentando sus retos, desafíos, costos sociales, políticos, ideológicos y medio ambientales.

Académicos cubanos reconocen el costo social y político del saneamiento a ultranza de la empresa estatal en Vietnam . Sobre ello Monreal también es omiso, como si no tuviera relación con las reformas o fueran elementos intrascendentes. Destaca la amplitud, cada vez mayor, de las relaciones de mercado, pero poco o nada dice del papel de la planificación y la regulación económica, sobre la elevación de la cultura tributaria y el tiempo que se requiere para el funcionamiento efectivo de estos instrumentos.

Por sus recursos materiales, humanos y financieros Vietnam asume riesgos socioeconómicos muy superiores a los de Cuba, que son reconocidos transparentemente en los Congresos del PCV y se enfrentan de manera firme, incluidas la corrupción y las actividades subversivas contrarias a su sistema político. En este momento debería preguntarse si Cuba podría asumir iguales o similares peligros. En mi opinión es imposible, si se quiere mantener en el poder a la Revolución Cubana dada su situación interna y externa.

Pero esto no niega que las reformas vietnamitas constituyan un referente, una de las fuentes de lecciones tanto positivas como negativas, que tal vez, en un tiempo futuro e indeterminado, podrían tener una utilidad mayor a la que ya tienen para Cuba. Nuestro Partido y Gobierno mantiene intercambios regulares con los hermanos vietnamitas sobre las experiencias mutuas. Son dignas de estudio las transformaciones de las empresas estatales, del sector privado, el mercado y las monetarias, tras una prolongada evolución de 30 años.

El mencionado Doctor reconoce el mes de diciembre de 1986 como el momento inicial de la reforma económica vietnamita, conocida como Doi Moi. También que la reforma se profundizó a partir de 1989 y en los 15 años transcurridos entre 1990 y 2005 se aprobaron tres leyes de empresa: las leyes de 1990, 1999 y 2005. La ley de empresa vigente en Vietnam desde mediados de 2015 establece un marco legal amplio, que incluye todos los tipos de estructuras bajo las que se pueden conducir actividades empresariales.

Por su parte, el artículo de Monreal “Las reformas del socialismo con características chinas, vietnamitas y cubanas en diez gráficos”, publicado en elestadocomotal el 23 de abril del 2018, expresa que Cuba en 2011 emprendió su reforma económica más ambiciosa de la era “post- soviética”, lo hizo desde un punto de partida mucho mejor que los “bloques de arrancada” desde los que debieron partir China y Vietnam en sus reformas de los 1970´s y 1980´s.

De tal modo, puede constatarse que, con el VI Congreso, en abril del 2011, el Partido Comunista de Cuba emprendió la más valiente y “ambiciosa” “reforma” y han transcurrido 7 años y algo más, por lo que faltarían 23 años para equipararnos en tiempo con las experiencias vietnamitas, teniendo en cuenta que estos procesos tienen un fuerte componente de experimentación, de prueba y error, conjugando permanente práctica y teoría, teoría y práctica, pues no se trata de un pragmatismo puro.
Aunque es claro que la asimilación de experiencias externas, que sean válidas en nuestra situación nacional e internacional, puede ayudarnos a ganar tiempo, no repetir errores y aprovechar los momentos positivos, también lo es que no es posible saltar etapas o realizar aceleraciones abruptas sin un mínimo de condiciones.

Sobre estas premisas, podemos interrogarnos: ¿Cómo evolucionarán las reformas de la Actualización del modelo en Cuba en los próximos 23 años? ¿Variarán favorablemente las coordenadas geopolíticas para nuestro pequeño país? ¿EE.UU. eliminará el criminal bloqueo contra Cuba y se normalizaran las relaciones diplomáticas? ¿Cuba podrá asumir mayores desafíos? Soy realista y optimista pero no futurólogo, así que tendremos que esperar. Estoy seguro y confió en que siempre se mantendrán las esencias del concepto de Revolución planteadas por Fidel Castro.

En cambio, al señor Monreal, cabría preguntarle: ¿Es posible saltar por encima de la terrible e ineluctable categoría tiempo del dios Crono? ¿En sólo dos años, como usted ha propuesto en su llamado programa de estabilidad para Cuba, es posible aceleradamente alcanzar metas reformistas similares a las  que han tomado 30 años a Vietnam y más a China? Le recuerdo que en nuestra región geográfica se viven tiempos agresivos y cruciales de contraofensiva neoliberal, tenemos enfrente y cercanamente al gobierno de Donald Trump, no al del Presidente Obama.

Sobre el asunto abordado, en un reciente artículo precisaba la idea siguiente: las proporciones en que se combinan las formas de propiedad socialistas y no socialistas, no se establecen por idílicos decretos, sino que dependen de las circunstancias específicas de esta edificación, así como que la sugerencia de reducción sustancial del control del Estado socialista cubano sobre la economía puede catalogarse de apriorismo kantiano, al imponer metas específicas de este tipo a la realidad de la transición y construcción socialista en Cuba.

En el presente artículo, se establece como explicación plausible que estamos, además, en presencia de un intento de extrapolación mecánica de las experiencias vietnamitas. Por tanto, la respuesta a la pregunta del título es que se trata de una combinación: apriorismo que antepone, para las empresas estatales, la idea del 40% del PIB y extrapolación mecánica de las experiencias de Vietnam a Cuba.
El señor Monreal debe considerar que Vietnam es un país heroico al que nos unen lazos entrañables, no debe manipular sus experiencias en función de sus propuestas reformistas para nuestro país, pues no constituye una tabla de salvación para aquellos que, como usted, naufragan. Esta es una polémica sobre Cuba, no sobre Vietnam y China.

A los lectores de la red les reitero la consabida pregunta: ¿Puede concedérsele a este economista extemporáneo, apriorista y extrapolador el beneficio de la duda?






Comentarios

  1. Mientras se ataque al individuo y no a sus ideas, mientras abunden los adjetivos referentes al individuo, y no la respuesta científica a sus ideas, siempre quedará la duda sobre a quien debe de retirársele el beneficio de la duda.

    "Por sus recursos materiales, humanos y financieros Vietnam asume riesgos socioeconómicos muy superiores a los de Cuba, que son reconocidos transparentemente en los Congresos del PCV y se enfrentan de manera firme, incluidas la corrupción y las actividades subversivas contrarias a su sistema político. En este momento debería preguntarse si Cuba podría asumir iguales o similares peligros. En mi opinión es imposible, si se quiere mantener en el poder a la Revolución Cubana dada su situación interna y externa."

    Cuba ya se enfrenta a una corrupción grave, y peores actividades subversivas, sin embargo no tiene reforma económica. Se nos acaba el tiempo. El recurso más preciado y más escaso.

    ResponderEliminar
  2. Sr Sergio Diaz.
    Viet Nam es uno de los países más explotados del mundo, sin desarrollar mucho el comentario dado que, donde lo hago, es un espacio reducido dedicado al foro propio de un Blog, le diré que en España un par de zapatillas NIKE cuestan 130 euros, y el salario de un vietnamita es de unos 300 euros. ¿Cuántas zapatillas elabora en una jornada un obrero de una maquila vietnamita? ¡¿Ha visto semejante nivel de explotación en alguna parte?!. Ah, y el milagro económico vietnamita depende, como ve, del consumidor foráneo, pero debe saber que el consumidor estadounidense, personificación del Sueño Americano a partir de Henry Ford, está muerto y, por su parte, el consumidor occidental (externo de EE.UU.) tal como fuera conocido durante los últimos cuarenta años ha llegado también al final de la carrera. Y, sería erróneo pensar que los asiáticos y los hispanos (los africanos cuentan muy poco como consumidores en el PIB mundial) sustituirán a estos "animales del consumo" para que las ganancias planetarias continúen imperturbables. En cuanto al texto del profesor Moreno formidable. No pierdan de vista a Monreal, que tiene muchos acólitos dentro de Cuba también: o les vencen con argumentos (y hay de sobra desde el punto de vista anticapitalista) o les vencerán ellos, recuerden que no hay equilibrio estático, éste siempre se mueve. Tomen unas vacaciones, pero recuerden que la batalla de pensamiento por un mundo mejor, más democrático, inclusivo y justo, que no se alcanza con políticas liberales (como las que predica Monreal y toda su cohorte en El Estornudo, 14 y medio, Cartas desde Cuba, Cuba Posible, On Cuba, La Joven Cuba, etc) no debe jamás descansar.
    Un saludo al profesor Moreno y al profesor García Valdés desde España

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr Rojas Ferro
      Un saludos para usted, allá en la lejana tierra del querido F. Lorca.
      Si yo fuese un malintencionado cogería su frase: "...en España un par de zapatillas NIKE cuestan 130 euros, y el salario de un vietnamita es de unos 300 euros..." y haría de ella todo el cuerpo del argumento. Puesto que esas mismas zapatillas tienen el mismo precio en Cuba, pero con la diferencia que el salario del cubano promedio no rebasa los 30 euros.
      El cubano no quiere "milagro económico" ni "sueño americano". El cubano quiere una reforma económica "a la cubana" que nos permita salir de lo estática de nuestra posición actual, tal y como han señalado los máximos dirigentes de la Revolución.

      Eliminar
  3. Agrego al comentario anterior que es un par de zapatillas NIKE fabricadas en Viet Nam las que cuestan en España 130 euros, bueno conozco pocas zapatillas NIKE o de cualquier marca deportiva (ropa, calzado, implementos y accesorios deportivos, etc) que no estén fabricados en China, Viet Nam, Laos, Cambolla, Malasia, Thailandia, etc. Me imagino que sepa Sr Sergio Diaz que eso no se debe a las reformas llevadas a cabo en esos países, SINO A LAS NECESIDADES DE LA ACUMULACIÓN CAPITALISTA MUNDIAL que escogió esta región del mundo por ser el reservorio de mano de obra barata mayor del planeta (y ojo que se agota, recomiendo el artículo de Wallerstein ¿El final del camino para las fábricas deslocalizadas? Diario mexicano socialdemócrata La Jornada en el link http://www.jornada.com.mx/2013/04/21/opinion/022a1mun). ¿Elegirá ese capitalismo global a Cuba como campo de inversión? Es posible, pero seguramente no. ¿Por qué? Cuba tiene una escasa población, la que tiene es muy adulta, carece de la miseria que tienen esos países donde el capital ha asentado su producción, los cubanos tienen otras expectativas que no son las de los 300 millones de campesinos chinos que atrajeron hacia ese país a todas las transnacionales americanas y europeas, y además y muy importante no es mercado de nada por la exigüidad de su demanda solvente. Antes de Cuba se han asentado en la frontera con México (uno de los sitios más rentables en maquilas del mundo), incluso en Nicaragua donde el converso al liberalismo Daniel Ortega, las ha atraído a sus zonas francas.
    Gracias y disculpad la corrección.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. El texto en dos partes. Parte 1
    Dedicado al Señor Pedro Monreal.
    Al leer hoy el artículo del Señor Monreal “¿Debate o circo sobre la economía cubana?” (5 de julio 2018, Blog “El Estado como tal”) no puedo dejar de escribir unas líneas sobre este horripilante y chulo predicador neoliberal cubano. Al leer lo que escribe sobre los últimos artículos escritos por los profesores cubanos Carlos M. García Valdés y Gerardo Gómez Moreno, me trae a la vista la altanería con que los miembros del Partido Popular (la burguesía más rancia española) tratan a sus rivales políticos, teóricos e ideológicos, ¡bueno no hay nada de que asombrarse, son de la misma clase social que Monreal!, sólo que el antillano se expresa, además, con la fiereza del converso. ¿Qué dice de los profesores de la Escuela del Partido Comunista de Cuba? ¡sic! del Partido Comunista de Cuba, tómese nota de ello: “la falta de sustancia”, “exceso de palabrería” (¡que diga eso Monreal, es lo único que faltaba!), “Quizás el doctor aprovecharía mejor su tiempo buscando quien le publique el libro” (ya sabemos que Monreal no tiene dificultad alguna en publicar lo que desee, los dueños del sistema-mundo capitalista le facilitan para ello lo que necesite), “la misma letanía”, “falseamiento manufacturado”, “tergiversador”, “inventador”, “textos de adoctrinamiento” (los del compañero Calos M. García, ¡los de Monreal no adoctrinan!), y para colmo: “Espero con ansiedad los próximos improperios” (¡ahora resulta que el que dice improperios es el profesor Carlos M. García Valdés!. El lector puede valorar si los epítetos anteriores del Señor Monreal no son groserías y blasfemias, ¡por favor!, si lo anterior no es insultos e injurias, y de las buenas, apaguemos la luz y marchémonos).
    Del profesor Gerardo Gómez Moreno ha tratado de hacer énfasis en que no es doctor, sino ¡tan sólo Máster en Ciencias! (creo que eso significa Mcs, en 5 ocasiones en sólo 5 párrafos, pero que es Máster en Ciencias se sabe, lo sabemos, no hay porque repetirlo, a no ser que se haga por…), ¡supremacista el Señor Monreal!, ¿pero qué dice del profesor Moreno?: que es un “simpático”, “futurólogo” (¡bueno más futurólogo que el Señor de marras Pedro Monreal no se si lo haya sobre la economía cubana, y lo que sucedería si no se hace lo que el predice y anticipa, que es poco menos que el Apocalipsis o el Armagedón!), “qué otra cosa puede hacerse cuando te invitan a un circo” (eso es PAYASO, con el perdón para los que realizan esa función, tan digna como cualquier otra profsión, en un espectáculo circense, ¡bueno ya dije que Monreal, como toda la burguesía, es un supremacista).

    ResponderEliminar
  6. Parte 2.
    Dedicado al Señor Pedro Monreal
    ¿Lo que ha dicho Monreal en el anterior escrito es un hecho aislado?. Para nada, es la práctica habitual de este petulante, engreído e insolente elemento tan bien formado por la oligarquía financiera mundial para dar la batalla a los intelectuales revolucionarios cubanos. En el anterior artículo dirigido al profesor Carlos M. García Valdés “El sector privado y la producción agropecuaria en Cuba: ¿de ‘puristas’ a ‘negacionistas’?” (19 de junio 2018, Blog “El Estado como tal”) dice cosas como estas (cito solo lo dicho en los primeros 6 párrafos, es sólo un “botón” de muestra): “el criticado habría abordado problemas ‘que no son los del’. Supongo que el Dr. García Valdés quiso decir ‘que no son los de él’, pero parece que se enredó con el teclado”, “un desliz como ese usualmente indica la carencia de un entrenamiento adecuado como investigador” (resulta que, para Monreal, el profesor de la Universidad de los comunistas cubanos no solo tiene problemas de redacción y escritura, sino académicos, ¡vaya le regalaron el doctorado, ¡¡como no ha podido cursar estudios en Universidades de la élite burguesa mundial, como sí lo ha hecho Monreal, pasan esas cosas!!), pero sigue… “lagunas de formación profesional del doctor”, “empleo de un método que distorsiona hechos que han sido registrados y medidos”. Termino, no continuo, es suficiente; la tienen cruda los comunistas cubanos, sólo me pregunto una cosa: ¿no hay en Cuba nadie más capaz de enfrentar a este patán y obsceno personaje, que el único argumento que tiene es que la propiedad privada es la que salvará a Cuba, además de los compañeros profesores Carlos M. García Valdés y Gerardo Gómez Moreno? ¿Por qué no dice el Señor Pedro Monreal en sus textos que, por ejemplo, los rentadores de habitaciones al turismo en Cuba debieran de pagar en divisa (la misma que cobran a sus clientes) el agua y la electricidad que consumen y que de forma subvencionada le provee el Estado Socialista cubano? ¿Qué moral tiene el Señor Monreal para criticar los subsidios del presupuesto a las empresas estatales cubanas? ¿Hasta cuándo va a llegar la contemplación y la diplomacia con estos quintacolumnistas? Desde España le enviamos un aviso y una advertencia al Señor Monreal y sus patrocinadores, escuchadlo bien: ¡¡¡no los vamos a dejar pasar!!!, los anticapitalistas nos asisten los argumentos, y con ellos y el pueblo somos invencibles. Ya nos tienen de frente, si era lo querían, pues decidles que la lucha ha comenzado.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dos hombres en pugna y el modelo económico en el medio.

La polémica acerca del Modelo y el “Hombre del tren”.

Dos propuestas distintas para estabilizar la economía después de la hora cero.