Cuba. La propiedad social y las competencias que tenemos que afrontar.. (I)

Por D.C Carlos M. García Valdés.



Las formas de propiedad existentes en Cuba y reconocidas en el VII Congreso del Partido: socialista de todo el pueblo o estatal, cooperativa, mixta, privada y de las organizaciones, políticas, sociales y de masas

Las formas de propiedad existentes en Cuba y reconocidas en el VII Congreso del Partido: socialista de todo el pueblo o estatal, cooperativa, mixta, privada y de las organizaciones, políticas, sociales y de masas  no se desenvuelven de manera aislada, independientes. Estos tipos y formas de propiedad conforman un sistema con su jerarquía, complementariedad, contradicciones económicas, jurídicas, sociales, y en circunstancias excepcionales, probables antagonismos.

De manera convencional le llamaremos a este conjunto de fenómenos competencias, aunque en un sentido amplio que desborde el mercado, sin desconocerlo. En definitiva la propiedad social se va a mover tanto sobre la base de la planificación como del mercado, aunque esta relación no siempre es alícuota pues tanto por la esencia como por las formas nuestra economía no es de mercado.

Aquí abordamos las competencias como proceso de superación de contradicciones y perfeccionamiento de los recursos de dirección planificada de la economía. Son competencias en lo económico, social, político e  ideológico, que tiene como máxima expresión la defensa del sistema socioeconómico socialista. En definitiva se trata de una sistematización conceptual que, de una manera u otra,  está contemplada en la Conceptualización del Modelo.

Competencia entre formas de propiedad.


La principal competencia la asociamos al papel que desempeña cada una  de los tipos y formas de propiedad (1) (Ver notas al final) en la construcción del socialismo, en particular su aporte a las riquezas materiales y espirituales o a lo que se le está llamando prosperidad sostenible en lo material, económico, social, medio ambiental y espiritual o en los valores. Es indudable que la propiedad social en su forma de todo el pueblo (estatal) y cooperativa tiene la mayor responsabilidad porque se establece sobre los medios fundamentales o estratégicos de producción, emplea a la mayor cantidad de personas (el 70 % del empleo y dentro de este la gran mayoría de los científicos, técnicos y otros profesionales) e involucra la mayor cantidad de transacciones económicas, financieras, científicas, medio ambientales, culturales, deportivas, etc. La propiedad privada no puede competir en esta dimensión con la propiedad social en particular con la socialista de todo el pueblo. Es la competencia fundamental que tenemos que ganar porque se asocia al problema fundamental de la transición del capitalismo al socialismo: ¿quién vence a quién, el capitalismo al socialismo   o a la inversa? Aunque esta contradicción no presente ahora el mismo nivel de antagonismo y dramatismo  que  en los primeros años de la revolución. 

sector privado ocupa alrededor del 20 % de los trabajadores cubanos  e incorpora al PIB valores agregados calculados entre el 15 y el 20 %.

No obstante, la supremacía estratégica de la propiedad socialista o estatal acompañada de la cooperativa, el sector privado ocupa alrededor del 20 % de los trabajadores cubanos  e incorpora al PIB valores agregados calculados entre el 15 y el 20 %. (2)  En algunas producciones como el tabaco y el café  el sector privado es ampliamente dominante. Está presente también con determinada fortaleza en la gastronomía, alquiler de habitaciones, en la construcción y en diversas producciones industriales y artesanales.(3)  El sector privado es complementario y sus límites económicos deben ser fijados por la propiedad social en particular la de todo  el pueblo.

Globalmente la competencia se inclina a favor de la propiedad social que domina no solo los sectores estratégicos (4)  de la economía como el turismo, la exportación de servicios médicos, la energética, la producción de medicamentos, el níquel, el ron y la producción y comercialización de habanos, materiales de construcción, transporte de carga, y otros tantos más, sino que  tiene posiciones monopólicas en la ciencia y la técnica, en la educación, el deporte, la medicina, la prensa, radio y televisión, comunicaciones, informática, y otros servicios más de particular incidencia en el bienestar y la calidad de vida de los cubanos, además del aporte a la economía en términos de valores agregados brutos. 

Según Agustín  Lage, científico natural que incursiona con tino y conocimiento de causa en la economía política en particular en el tema de la propiedad:
“Ellos ven el emprendimiento privado como algo que  ´empodera´ al pueblo: nosotros lo vemos como algo que empodera a parte del pueblo,. Y relativamente pequeña. El protagonismo del pueblo está en las empresas estatales, y en nuestro gran sector presupuestado (que incluye la salud, la educación, el deporte, la seguridad ciudadana) que es donde se trabaja realmente para todo el pueblo y donde se genera la mayoría de la riqueza” (5)

Competencia  por la eficiencia, eficacia y rentabilidad.


La segunda competencia que destacamos es por la productividad global del trabajo, por la eficiencia, eficacia y rentabilidad. Es evidente que a escala de  la micro economía  o parte de esta,  la propiedad estatal y cooperativa se quedan a la zaga de los negocios privados con mayores incentivos monetarios, más exigencia y muy baja responsabilidad social o aporte a los grandes gastos sociales. Es una competencia desleal  aunque ello no justifica la ineficiencia, descontrol e ilegalidades en el sistema empresarial estatal y en la actividad presupuestada. Es una de las dimensiones de la competencia entre la propiedad social y la privada donde hay que acortar la distancia a favor de la primera.  Por supuesto que si vemos la eficiencia en su sentido más amplio o en su aspecto socioeconómico y político también la propiedad social en su expresión empresarial, presupuestada, y medio ambiental resulta superior o más eficiente que la propiedad privada que solo beneficia indirectamente a la sociedad y de manera directa a los propietarios y gestores privados. La propiedad social por lo contrario es la base fundamental   de la prosperidad en su espectro general de todos los cubanos incluyendo a los que se desempeñan económica y socialmente en el sector privado. 

el gran reto es ser competitivos en la producción, dirección y gestión de las organizaciones estatales empresariales y presupuestadas.

No obstante esto, el gran reto es ser competitivos en la producción, dirección y gestión de las organizaciones estatales empresariales y presupuestadas. Un elemento esencial de la Actualización debe ser su Sistema de Dirección.(6)   La competitividad exige ante todo control y uso efectivo de los recursos estatales. Una de las ventajas relativas del sector privado desaparecería si se obliteran los canales de suministro ilegal de materias primas, materiales y otros medios de producción de las entidades estatales al sector privado. Aumentaría de facto la productividad y la rentabilidad  de las entidades estatales como legítima fuente para incrementar los ingresos de sus trabajadores.

los cuentapropistas cubanos serán exitosos mientras vivan en una sociedad socialista.

Todos las fuerzas políticas y revolucionarias en general deben tensarse en función de garantizar esta competencia que favorece al pueblo incluyendo a los propietarios y empresarios privados que son parte del mismo y reciben los beneficios de la economía socializada. Dijo Ubieta que “…paradójicamente, los cuentapropistas cubanos serán exitosos mientras vivan en una sociedad socialista.”  (7)

Competir para incluir no para excluir.


La tercera competencia es por la integración de los tipos económicos. La competencia que estamos tratando no es por sacar del juego a ningún actor económico, no es exclusiva sino inclusiva, no debe desunir sino integrar. No es justo ni revolucionario que los campesinos, trabajadores por cuenta propia y otros privados esquilmen a los trabajadores por la vía de los elevados precios pero también lo es que el  Estado no les recoja los productos a los campesinos,  le cobre excesivos precios y tarifas por insumos o servicios a estos y a otros privados y le compre a precios irrisorios que no le garantizan la reproducción ampliadas y los obligan a canalizar sus producciones por el mercado negro. La  concepción de Preobrayenski de la acumulación socialista  a cuenta del campesinado no ha tenido nunca espacio en la Revolución, pero evidentemente manifestaciones de violación del intercambio equivalente si han existido y existen. 

“Dirigir y administrar la economía multisectorial como un organismo único, integrar sus diferentes formas de propiedad, producción y gestión mediante la planificación, los contratos, tributos  y otros recursos es un rasgo distintivo de la actualización del modelo económico”.(8)  

Y añadimos, es también una cuestión política de primer orden que involucra a todas las fuerzas revolucionarias,   desde el Partido hasta cada trabajador honesto.

Es en los territorios donde se materializan las relaciones de propiedad, y la interconexión entre las diferentes formas pues no hay un municipio donde exista una sola modalidad de propiedad. Todas las entidades estatales empresariales o presupuestadas radican en los municipios y las primeras tienen que tributar al territorio con lo que por este canal  se realiza el derecho del territorio a la realización de la propiedad sobre los medios fundamentales de producción. Los contratos, la cooperación y otras formas de convivencia de las relaciones de propiedad son responsabilidad de los territorios.

Los proyectos locales desempeñan un papel muy importante en el desarrollo económico y social del territorio y  deben integrar, como norma, las diferentes formas de propiedad y producción.  Los dirigentes estatales y políticos del territorio y en particular los trabajadores de los territorios tienen una elevada participación y responsabilidad en que se cumpla el principio de que bajo la primacía de la empresa estatal todas las formas de propiedad, gestión y producción tienen las mismas oportunidades.

Notas:
1. Aunque en el artículo  hablamos de formas de propiedad  es más exacto  decir   tipos y formas. El tipo es más amplio  porque establece las diferencias socio económicas esenciales, en tanto las  formas se refieren a diferencias secundarias que no desbordan la esencialidad del tipo. Así hablamos de dos o tres tipos de propiedad: la social, la mixta y la privada. Dentro de la social tenemos la estatal y la cooperativa y dentro del tipo privado hay varias formas: privada nacional, privada extranjera, privada nacional a nivel de pequeña producción mercantil y privada nacional empresarial.

2. El sector privado nacional según la ONEI incluye a los campesinos en CCS y dispersos, arrendatarios, trabajadores por cuenta propia y otros en asociaciones privadas.

3. Los trabajadores por cuenta propia constituyen el destacamento más importante del sector privado. En enero de 2016 estaban registrados 496 400, de ellos 114 000 contratados (22 %), 56 270  en elaboración y venta de alimentos(11 %), 50 468(10%) en transporte, 28 634(5,8%) arrendadores de viviendas y habitaciones y 24 195 (5%)  agentes de telecomunicaciones.

4. En el Proyecto del Programa de Desarrollo Económico y Social hasta 2030  se identifican como estratégicos los siguientes sectores: construcción;  electroenergético;  telecomunicaciones y conectividad;  logística(transporte, almacenamiento y comercio);  infraestructura hidráulica; turismo, servicios profesionales; agroindustria no azucarera e industria alimentaria ; farmacéutico, biotecnológico y producciones biomédicas; industria azucarera y derivados; e  industria ligera.

5. Agustín Lage. “Obama y la economía cubana: Entender lo que no se dijo”. Periódico Juventud rebelde dominical, 27 de marzo de 2016

6. Este contiene la planificación, la regulación,  la gestión estatal y  el control.

7. Enrique Ubieta, “Dudas y certezas de una visita” periódico Granma, 22 de marzo de 2016.

8. Carlos M. García.  “Las relaciones de propiedad en la actualización del modelo económico”  Boletín de las Escuelas Municipales del Partido No 0 , Editorial Páginas, Junio 2013, pp 61.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Trump contra la propiedad privada en Cuba?

Dos hombres en pugna y el modelo económico en el medio.

Obama, Trump y los “emprendedores”.