Una vez más sobre la propiedad privada y la prosperidad. 10 razones.

Por: Carlos M. García Valdés.

En el Informe Central al VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, su Primer Secretario, Raúl Castro informó que uno de los principales temas debatidos fue el de la propiedad privada. La vitalidad del asunto antecede al Congreso pero también lo sucede. No son pocos los artículos y post en los blogs que abordan el tema de la propiedad, en muchos casos relacionados con las problemáticas  del mercado y de la prosperidad. Son también estos asuntos los que han presidido el debate que produjo 149 658 propuestas, que se agruparon, según su similitud en 34 991, de ellas 8 683 de orden conceptual, el 25 %.  Cuando se analiza el proyecto reformado salta a la vista la atención que acaparan los temas planteados.
Por eso queremos hacer algunas reflexiones en torno a la propiedad privada y a la prosperidad.

...Considerar que el capitalismo desarrollado puede surgir, en las actuales condiciones de transnacionalización de la economía mundial, de un conglomerado de pequeñas y medianas empresas es un enfoque anti histórico (...) Es algo así como tratar de reproducir en un laboratorio o en un  medio natural a los dinosaurios  (No obstante el esfuerzo de “Parque Jurásico”).  


1. Marx y Engels  haciendo uso del materialismo histórico concluyeron que la propiedad privada capitalista era el resultado de siglos de evolución de la propiedad privada individual  que  era absorbida por la primera. Tenían razón en el primer razonamiento, pero no en la segunda deducción pues el desarrollo desigual del capitalismo tanto a escala planetaria como dentro de cada país tolera cierta cuota de  pequeña propiedad  privada, marginal o residual. Su expresión organizacional son las haciendas campesinas pequeñas y medias, las pymes privadas, trabajadores por cuenta propia y otras modalidades de propiedad y producción informales.

2. Considerar que el capitalismo desarrollado puede surgir, en las actuales condiciones de transnacionalización de la economía mundial, de un conglomerado de pequeñas y medianas empresas es un enfoque anti histórico que solo conduce a  conclusiones espurias. Es algo así como tratar de reproducir en un laboratorio o en un  medio natural a los dinosaurios  (No obstante el esfuerzo de “Parque Jurásico”).

3. El capitalismo de la pequeña y mediana empresa privada no existe, como sistema mundial, desde hace más de siglo y medio. La célula organizacional de la propiedad privada capitalista es el monopolio en cualquiera de sus formas, siendo la más típica la empresa capitalista transnacional. Esa estructura capitalista tolera hasta cierto punto y en la medida que le sirve, la pequeña y mediana empresa privada y los negocios informales.

4. En consecuencia, un sistema que niegue al capitalismo debe centrarse en un tipo de propiedad esencialmente diferente a la capitalista aunque tolere formas complementarias. La conclusión más acabada y sintética de este análisis lo hace Marx en el capítulo 24 del primer tomo de El Capital. “La transformación de la propiedad privada dispersa y basada en el trabajo personal del individuo en propiedad privada capitalista fue, naturalmente, un proceso mucho más lento, más duro y más difícil, que será la transformación de la propiedad capitalista, que en realidad descansa ya sobre métodos sociales de producción, en propiedad social. Allí se trataba de la expropiación de la masa del pueblo por unos cuantos usurpadores; aquí de la expropiación de unos cuantos usurpadores por la masa del pueblo.” (1)

5. Además de Marx y Engels, Lenin, Fidel Castro, Che Guevara, es prácticamente unánime  la convicción de que al socialismo, desde su construcción, le es inmanente la propiedad social. Solo dos opiniones seleccionadas, una de un economista polaco y la segunda de 3 economistas cubanos: a) “Una economía tiene carácter socialista si los medios de producción fundamentales son propiedad social y no privada;…”  ; b) “ (2) …lo que hemos  deseado destacar  hasta aquí, es la hegemonía  de la propiedad social como elemento  sine qua non  de un proyecto socialista.”. (3) Como ellos pensábamos y pensamos cientos de economistas, sociólogos, filósofos, historiadores, otros intelectuales y  en general la mayoría de nuestro pueblo. Si alguien o algunos han cambiado de opinión y piensan que se puede llegar al socialismo desde y con la propiedad privada predominante, no es que tanta gente esté equivocada, sino que  son estos los que se equivocan.

...en casi ningún país el desarrollo de las fuerzas productivas y de la división del trabajo es homogénea y siempre quedan  actividades productivas marginales que no toleran la socialización

6. La pequeña propiedad privada siempre ha existido en Cuba, incluso después de las confiscaciones revolucionarias de 1963-64, incluso después de la Ofensiva Revolucionaria  de 1968, y por supuesto existe ahora con más fuerza por la combinación de una necesidad objetiva con el  reconocimiento político. La respuesta es muy simple, en casi ningún país el desarrollo de las fuerzas productivas y de la división del trabajo es homogénea y siempre quedan  actividades productivas marginales que no toleran la socialización. Lo que sucede es que la Revolución pretendió violentar las leyes de una economía en transición al socialismo  y tratando de acelerar su construcción lo que logró fue crearle serios obstáculos. Esto no es noticia, se ha hablado bastante y se ha reconocido oficialmente, pero es importante recordarlo para no abandonar la lógica de estas reflexiones.

7. Un momento de impulso a la actividad privada se asocia  a la concepción e instrumentación del Sistema de Dirección y Planificación de la economía  que admitía el trabajo por cuenta propia. Otra circunstancia de impulso a la actividad privada se da en los años 90 con la ampliación del trabajo por cuenta propia, creación de sendos mercados de oferta y demanda, posibilidad de usufructuar tierras estatales por privados, la ley de inversión extranjera y otras medidas que ahora se reconocen en la nueva versión de la Actualización.  (4)  Después de una etapa de estancamiento de la iniciativa privada por regulaciones estatales, en 2010 se toman decisiones importantes que favorecen el impulso a la actividad privada principalmente urbana pero también rural. El VI y en particular el VII Congreso no solo reconocen sino que respaldan políticamente la actividad privada nacional. (5)

8. La actividad privada está llenando vacíos de incompetencia estatal a la vez que se erige en importante fuente de empleo que acusa un crecimiento que neutraliza la caída de la tasa de desocupación estatal. Tiene posicionamientos importantes en la agricultura, en la gastronomía y alojamiento turístico, en la industria del calzado y otras prendas de vestir artesanales, industria del mueble y en otros bienes y servicios. Además representa una no despreciable fuente de ingresos para cientos de miles de cubanos y sus familias por lo que se erige en uno de los conductos de la prosperidad que ya no está a cargo absolutamente del Estado y su sistema empresarial y presupuestado. No obstante no puede competir con  las posibilidades reales y potenciales de éste.

9. El sector socializado de la economía-estatal, cooperativo y mixto-tiene considerables ventajas sobre el sector privado nacional (urbano y rural) para producir prosperidad, bienestar material y espiritual y calidad de vida. Entre estas:

a) Emplea a las ¾  partes de los trabajadores del país.

b) Es ampliamente dominante en los sectores estratégicos que constituyen la principal fuente de riquezas materiales, financieras, culturales y de conocimientos sin las cuales las posibilidades de prosperidad generalizada se convierten en una ficción.

c) Los servicios sociales básicos proveedores de educación, salud, asistencia y seguridad social gratuitas o parcialmente gratuitas en algunos casos, son un importante espaldarazo a la prosperidad generalizada.

d) La actividad científica y técnica productora de conocimientos, producciones y servicios es una de las principales garantías de la prosperidad y el bienestar generalizados y tiene un impacto directo sobre el desarrollo sustentable sin el cual estos estarían seriamente “contaminados”.

e) La provisión de recursos financieros al presupuesto (más del 80 %) posibilita una redistribución justa de los ingresos y una importante protección a los sectores más vulnerables económica y socialmente. También son importantes para garantizar la tranquilidad ciudadana, para financiar los servicios sociales, la ciencia y la técnica y otros renglones, todos de incidencia directa en el desarrollo sostenible, principal premisa para garantizar la prosperidad generalizada.

10.  Para cerrar, por ahora, con estas consideraciones sobre” el tema de los temas”: la propiedad entroncada con la prosperidad, queremos referirnos a  lo que se conoce como los “límites de la propiedad privada” muy asociado a la polémica de la concentración de la riqueza y la propiedad en las formas no estatales de propiedad y producción. La esencia del Lineamiento 3, que ahora pasa al 4 después de la amplia consulta popular, es  no permitir ambas concentraciones y para ello se deben crear y actualizar regulaciones.

Quizás sea este el Lineamiento más debatido en el ámbito académico-docente y en otros escenarios populares porque trata de regular comportamientos sujetos a leyes económicas que pudieran convertir tal propósito en una simple declaración de principios. No son pocas las observaciones conocidas que así lo perciben y me incluyo en ellas.  Pienso que el Lineamiento está explicitando la voluntad política de conferirle al sector privado un papel táctico y no estratégico, para evitar que este  traspase los límites sistémicos del socialismo. En este sentido el Lineamiento resulta un espaldarazo a un sistema de regulaciones que no tienen que ser solo jurídicas, deben ser también, ante todo, económicas y políticas. Por otra parte considero, y  es para mí  lo más importante, que el principal límite al sector privado nacional  está fuera del sistema de regulaciones jurídicas y económicas, sin subestimarlo en modo alguno,  e incluso  se comporta como una externalidad al propio subsistema de propiedad.

Ubicamos los límites de la propiedad privada nacional en el comportamiento económico, social y político del sector socialista de la economía: estatal  y  cooperativo al que incorporamos  el mixto por la decisiva presencia de las entidades estatales y su comprometimiento directo con los intereses de toda la sociedad.  Ello demanda, por supuesto, que las entidades estatales aprovechen las nuevas facultades que el Centro económico les confiere, que los colectivos laborales organizados en determinados órganos se integren realmente a los procesos  de dirección y control, que los ingresos empresariales se involucren directamente en la reproducción ampliada socialista,  cubriendo las 3 grandes reproducciones: fuerza de trabajo, capital y las relaciones de producción socialistas.


16 de junio de 2017.


(1) Carlos Marx. El Capital, Editorial Ciencias Sociales; La Habana, 1975,  tomo I p 700
(2) W. Brus, citado por Julio A. Díaz Vázquez en “Plan y Mercado en las obras de Vladimir Brus, OtaSik y JanosKornai”,  elaborado  en 2012 para la Antología de Economía Socialista, inédita. Díaz Vázquez cita la Obra de Brus El funcionamiento de la economía socialista”, Oikos-tau. s.a. – ediciones, Barcelona, España, 1969. Pág. 14.-15.

  (3)Julio Carranza, Luis Gutiérrez y Pedro Monreal. Cuba, la reestructuración de la economía, una propuesta para el debate, Editorial de Ciencias sociales, La  Habana 1995, p 5-6.

(4) Según el Anuario Estadístico de 2000 integran el sector privado nacional las CCS, campesinos independientes, usufructuarios individuales, trabajadores por cuenta propia, sucursales de firmas extranjeras asociaciones y fundaciones. 

 (5) La conceptualización considera dos categorías de propiedad y propietarios privados: 1) pequeños negocios del trabajador y su familia, que no constituyen entidades empresariales ( son los verdaderos trabajadores por cuenta propia) y 2)  empresas privadas de mediana, pequeña y micro escalas, reconocidas como personas jurídicas. De esta forma se reconoce la realidad a la vez que se respalda la actividad privada nacional. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Trump contra la propiedad privada en Cuba?

Obama, Trump y los “emprendedores”.

¿Clase burguesa en Cuba?